Cómo evitar que se rompa el cable del cargador

En el Blog Movistar, te ofrecemos algunos consejos para evitar que se rompa el cable del cargador con el uso, algo que puede pasar con cierta frecuencia y a veces puede remediarse.

El cargador universal ha acabado con multitud de problemas, sobre todo ahora que los teléfonos suelen ser smartphones y su batería no se caracteriza precisamente por una larga duración. Sin embargo, el uso constante que se les da muchas veces termina por deteriorarlos y es frecuente que los cables sufran hasta dejar de funcionar. Y es que esta es una parte delicada, que se dobla y se retuerce, en ocasiones forzando demasiado sus extremos. Para evitar que se rompa el cable del cargador basta con seguir algunos sencillos consejos.

Ayudan a conservar el cable un uso y un mantenimiento adecuados, si bien no son complicadas prácticas o cuidados exhaustivos. El objetivo es no forzar al cable más de lo imprescindible. Es posible que los que más deterioro experimenten sean los de iPhone, pero el resto también están expuestos a estirarse más de la cuenta y dejar su interior al descubierto. Cuando esto ocurre, normalmente significa que han dejado de funcionar.

Lo primero que hay que hacer para evitar que se rompa el cable del cargador es guardarlo correctamente. Por lo general un cable pasa más horas guardado que cargando un móvil. Uno de los métodos más comunes de recogerlo es juntarlo en óvalos o elipses que al final se atan por la mitad con el trozo sobrante, formando un paquete compacto semejante a un lazo. Para empezar un cable no es una cuerda, adentro tiene componentes que pueden quedar afectados por la presión en los dobleces, y no debería usarse para atar nada.

121001044546-apple-lightning-connector-jc-monster

Los propios fabricantes venden sus productos con el cable recogido de manera que al final se atan con un alambre extra, pero no es la más acertada. Un método adecuado para recogerlo es agruparlo en círculos, procurando no tensarlo si utilizamos la muñeca u otro apoyo para doblarlo. Una circunferencia proporciona un tipo de doblez lo suficientemente suave como para conservar en buen estado el cable.

Cuanto más suave sean los dobleces mejor para la salud del cable. Esto también hay que tenerlo en cuenta cuando se esté utilizando el cargador. Cuando la distancia está muy justa y hay obstáculos por medio es necesario fijarse en que el hilo de plástico no parezca forzado. Esto resulta especialmente apremiante en los extremos, las partes más vulnerables. Es bastante común que haya tensión justo cerca del enchufe, con lo que muchas veces el problema está en ese punto.

En general se trata de evitar tensiones excesivas. Aunque existen otros métodos más atípicos para evitar que se rompa el cable del cargador, como reforzarlos.

 

Fuente: Blog Think Big

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *